Árboles de Madrid

Madrid, ciudad llena de caos y de contaminación. Todos los que vivimos aquí lo sabemos y lo sufrimos. Pero al menos disponemos de bellos y amplios parques para pasear y relajarnos, ya sea en compañía o solos, y más ahora que llega la primavera y el solecito, y los árboles más precoces ya han empezado a florecer y a recuperar sus lindas hojas.

Que te gusten los árboles es un poco friki, lo sé. Pero siempre me ha gustado conocer lo que veo y así poder disfrutar y valorar más la naturaleza, la Sierra de Madrid y la vegetación de mi ciudad y del resto de lugares que visito. De pronto la calle se convierte en un museo y pasear se hace más divertido, reconociendo o aprendiendo los distintos árboles.

Si siempre te has preguntado qué árbol es ese que adorna tu calle, o ese del parque que siempre te ha parecido tan bonito, ahora puedes saber cuál es. He creado un tablero de Pinterest con imágenes recopiladas de internet y propias de los árboles y palmeras que se pueden encontrar en Madrid y los detalles más característicos de cada uno. A falta de alguna especie muy poco habitual, puedes encontrar con seguridad el 95% de los árboles. Se trata de un álbum muy sencillo sin explicaciones, cuyo objetivo es simplemente servir de infografía y despertar la curiosidad para que la gente busque más información por internet.

Y como ejemplo, uno de los árboles más emblemáticos y fotografiados de El Retiro, el ciprés calvo. Espero que os guste y ahora, a salir a pasear a aprender y disfrutar de la naturaleza 🙂

Enlaces:
Tablero de Pinterest: Árboles de Madrid.
Paseo entre árboles: senda botánica de El Retiro (pdf).
Blog: Mis árboles de Madrid.
Minube: los 10 parques más bonitos de Madrid.

Ciprés calvo

Ciprés calvo (Taxodium distichum) en el Palacio de Cristal de El Retiro.

Tenerife, tierra de contrastes

Tenerife, la isla insignia del archipiélago canario que presume de tener el punto más alto de España: el Teide, con 3.718 metros. Un volcán que se encuentra en estado latente o dormido y que cualquier día de estos puede volver a la actividad.

Tenerife es una isla pequeña pero a la vez grande; con una gran diversidad de paisajes donde playa y montaña se encuentran a 1h de coche. Una joya geológica dominada por la negra piedra volcánica y por el basalto de diferentes colores, rojos y ocres según su contenido en hierro y su estado de oxidación. Es a su vez un entorno con un gran número de especies endémicas de fauna y flora, que debido a su condición de isla, han podido evolucionar de manera aislada y divergente.

En cuanto al clima, en un mismo día pueden sucederse varias “estaciones” según la vertiente norte o sur de la isla y la altitud: mientras que en la zona de costa tan pronto hace calor como puede levantarse un viento frío, en las zonas más altas un permanente manto de nubes cubre la luz del sol bajando las temperaturas, siendo bastante habitual la imagen del Teide nevado durante los meses de invierno en un día de relativo calor. Por no mencionar la famosa calima, una corriente de aire caliente que arrastra arena desde el Sahara.

Esta peculiaridad es consecuencia del relieve y de la posición geográfica de la isla. Con un clima subtropical (18-25ºC) estable gracias al efecto termorregulador del mar, sus temperaturas son algo más frescas de lo que le correspondería a su latitud, próxima al Trópico de cáncer. Los responsables de esta particularidad son los vientos alisios, que viajan desde el norte del archipiélago hacia el Ecuador arrastrando la humedad del océano, que al encontrarse con la figura del Teide, se queda atrapada en la vertiente septentrional, provocando un gran contraste entre el verde paisaje del norte y el árido paisaje del sur.

En el sur de la isla, de clima más seco, la explotación del turismo y los mastodónticos complejos hoteleros se han comido gran parte del terreno, sin respetar la costa ni la montaña, cargándose la belleza desértica del entorno natural de la isla.

El terreno árido dominado por la presencia de roca volcánica desnuda, contiene vegetación de pequeño tamaño entre la que abundan cardones canarios, chumberas, tabaibas, verodes, y macizos de pequeñas hierbas endémicas, en ocasiones con la compañía de balos canarios.

Subiendo por el litoral oeste nos encontramos con los acantilados de los Gigantes y el puerto de Santiago del Teide, una zona de montañas muy escarpadas y con gran desnivel donde se pueden seguir viendo chumberas, tabaibas, bejeques y otras plantas carnosas, que según se va asciendo van dejando paso a las retamas, las cerrajas, al aromático incienso canario y a las pequeñas hierbas. Durante el invierno destaca la belleza de los almendros en flor, plantados por el hombre, que florecen algo antes que sus congéneres peninsulares.

Mientras, en el Norte de la isla el paisaje se torna mucho más verde y los esperpénticos apartamentos turísticos son cambiados por encantadores pueblos de aspecto colonial de sencillas casas con balconadas de madera y paredes pintadas de blanco y otros colores lisos: mostaza, burdeos, cian, etc.

Subiendo hacia el Parque Nacional del Teide, tanto por la cara norte como por la cara sur, un denso bosque de pinos canarios aparece abruptamente, cambiando radicalmente el paisaje con el característico tono limón de sus hojas y su elegante porte columnar; es el llamado Parque Natural de la Corona Forestal. En la cara norte, más húmeda, bajando hacia el Valle de la Orotava se puede observar fácilmente el codeso de cumbre y más abajo, el cambio del pino por la faya y el brezo, que aquí alcanza el porte arbóreo, y algún que otro enebro o cedro canario. No hay que olvidarse de la estrella indiscutible del Teide, el tajinaste rojo; una planta vivaz endémica que florece cada dos años y de una belleza sumamente exótica que parece traída de otro planeta.

tajinaste-rojo

Tajinaste rojo en floración • autor: Francisco Curbelo Rodríguez.

Mención especial merece la reserva de El Pijaral, más conocido como El Bosque Encantado, en el Parque rural de Anaga, para el que se requiere un permiso de acceso. Se trata de un bosque de laurisilva (selva de laurel), considerado un fósil viviente del Cenozoico (hace 60 millones de años) que hoy en día sólo sobrevive en la región de la Macaronesia (Islas Azores, Islas Salvajes de Portugal, Canarias, Madeira y Cabo Verde), gracias a la elevada humedad que arrastran los vientos alisios a esta zona de la isla. Fenómeno que se puede observar de manera física cuando el manto de nubes se desplaza a gran velocidad de norte a sur, tapando y destapando el cielo contínuamente, generando una atmósfera sombría y totalmente mágica.

Un paisaje donde abunda el helecho píjara que da el nombre al bosque, el geranio de monte, el brezo, la faya, el barbusano, el viñátigo, el laurel canario y otros parientes lauráceos de hoja perenne, con los troncos cubiertos por una gruesa capa de líquenes.

Pero no sólo el entorno natural de Tenerife es bello; en las ciudades, la vegetación de las calles no iba a ser menos. Aparte de estar muy cuidadas y muy limpias, abundan las especies exóticas de llamativas flores rojas como el omnipresente flamboyán, el tulípero de Gabón y el árbol paraguas.

También son muy frecuentes los pimenteros falsos, distintas especies de ficus con un tamaño espectacular (nítida, lira, elástica, religiosa), y otros árboles hermosos como el braquiquito o árbol botella, el limpiatubos, la casuarina, el exótico pandano, las prehistóricas araucarias y dos de los endemismos más característicos de la isla presentes tanto en ciudad como en estado silvestre: la palmera canaria y el drago canario. En cuanto a palmeras, también hay una gran variedad: palmera datilera, triangular, cola de zorro y distintas especies de palmeras abanico y palmeras reales… y como no, ¡las extensas plantaciones de plataneras! El símbolo canario por excelencia.

Entre las pequeñas plantas de jardín destacan la cica, el ave del paraíso, el hibisco, la espina de cristo, las tabaibas, los bejeques, el majuestuoso agave cuello de cisne, varias especies de aloe vera y  la buganvilla, con su espectacular color morado que llena las calles de color.

Espero que os haya gustado y os anime a disfrutar y cuidar más de la naturaleza. Ya sea si visitan Tenerife o cualquier otro lugar, por favor, hagan un turismo responsable y no dejen más huellas que las de sus pisadas. Y obtengan los permisos necesarios para visitar las zonas protegidas como El Teide o El Pijaral (¡son gratuitos!).

¡Hasta otra! Os dejo con algunas fotos más del viaje y con varios enlaces de interés:

• Rinconcito Canario: catálogo que he usado de referencia para los enlaces, con fotos de las plantas que se pueden encontrar en Canarias junto a una breve explicación.
• Rinconcito Canario (palmeras): apartado especial sobre palmeras.
• Pisos de vegetación: pdf del Gobierno de Canarias con imágenes de la flora autóctona.
• Gevic: artículo donde explica los condicionantes del clima propio de Canarias.
Tenerife senderos: bog con gran cantidad de rutas explicadas por las dinstintas zonas de la isla.
El cielo de Canarias: página donde comparten fotos del espectacular cielo nocturno de las islas.
• Permiso para acceder al Pijaral: portal para obtener el permiso online.
Ascenso al Teide y permiso: página que detalla la ruta a pie hasta el pico del El Teide y cómo obtener el permiso online.

 

Guardar

Senda botánica de Santa Eugenia

Santa Eugenia

Santa Eugenia es un pequeño barrio residencial perteneciente al distrito Villa de Vallecas, en Madrid. Es conocido como la alfombra verde por la cantidad de jardines y zonas verdes que tiene, título que sólo puede combatir el vecino barrio de Moratalaz, más céntrico y  grande, y con un urbanismo semejante.

Si de algo tenemos fama los vallecanos, aparte de barrio chungo, cosa que es ya del pasado, es nuestro fuerte sentimiento de barrio, de hermandad. Nos sentimos orgullosos de ser vallecanos. Amamos nuestro barrio y su gente, que aún conserva su esencia de pueblo, sobre todo en la zona vieja de Villa de Vallecas.

Y como me encanta mi barrio y me encantan los árboles, hoy por curiosidad he ido a parar a la página de Wikipedia y he visto que apenas se mencionaba la espectacular variedad de árboles que tenemos en Santa Eugenia; algo así como “tiene muchos jardines y hay muchos árboles“, por lo que me he arrancado a completar esa información y compartirla en dicha página para todo el mundo que esté interesado en conocer mejor la flora de nuestro barrio. -¡No puedo esperar más a leerlo!- Santa Eugenia: vegetación (Wikipedia).

Pero la cosa no acaba ahí. Hace meses me dediqué a pasear por mi barrio a identificar árboles y me encontré con que tenemos… ¡más de 80 especies de árboles!

Así que diseñé una senda o ruta botánica inspirado en la de El Retiro donde se pueda ver la mayoría de las especies, primero por pura diversión y por conservar esa información, y segundo para hacerla algún día con amigos, familiares o cualquier persona interesada.

Aún estamos en invierno, pero en un més comenzarán a salir las primeras flores de la primavera y nuestro barrio volverá a llenarse de color y de vida (y de polen jaja). Así que aquí os comparto mi ruta botánica. Interesados en saber más, sabéis que podéis dejarme un comentario o escribirme por mail.

En un futuro subiré fotos de los ejemplares más bellos. ¡Espero que os guste! 😛

Ruta botánica SE

Ruta Botánica de Santa Eugenia (3km).

Guardar

Piratas: la versión alternativa de la historia

¡Ahoy, marineros de agua dulce! Puesto que me apasionan la naturaleza, la historia, la ciencia y en resumen, cualquier tipo de conocimiento, hoy me gustaría hablar sobre una temática que a mí siempre me ha fascinado: ¡Piratas!

Como sucede con cualquier ilustre personaje histórico, la imagen de los piratas que tenemos hoy en día está deformada. Entiéndase por piratas, la época dorada de la práctica en el S. XVII.

Todos conocemos la imagen romántica de los piratas: hombres aventureros que iban allá donde el viento les llevara, que vivían en las paradisíacas islas del Nuevo Mundo, que enterraban tesoros, que bebían ron y que contaban fábulas de sirenas y barcos fantasmas. También conocemos la imagen cruel: bandidos despiadados y sin escrúpulos que se dedicaban a matar, saquear, violar, despilfarrar y llevar una vida disoluta y deshonesta.

BKS2_205_022114_5303.jpg

John Silver y el Capitán Flint de la siere Black Sails, basada en la novela La Isla del Tesoro.

¿Pero y la versión civilizada de los piratas? De alguna manera sí se nos muestra en la ficción, pero de un modo mucho más tácito: reparto equitativo del botín, compensaciones por mutilación, votación democrática del capitán, etc. Aunque de esto menos se sabe.

¿Entonces cual de todas las versiones es la más cierta? ¿La A, la B o la C? Pues la respuesta correcta siempre es la D: todas las anteriores. Los piratas no eran monstruos. Eran personas, así que algo de civilizados deberían tener. ¡No eran tontos! De hecho se lo montaron muy bien e incluso establecieron comunidades que crecieron y prosperaron, hasta que la situación se hizo tan insostenible para los imperios europeos que arrasaron con todo.

Como toda historia bien contada que se precie, arrojemos algo de contexto a los hechos: Los piratas en su mayoría eran marineros y curritos como cualquiera de nosotros que hartos de una vida precaria donde la monarquía y las altas esferas de las potencias europeos, corruptos hasta el tuétano, se repartían la tarta en sus lujosos y cómodos palacios.

Cansados de partirse el lomo por un salario pésimo, de ser explotados y humillados, se revelaban contra sus circunstancias y optaban por elegir una vida alternativa fuera del sistema. No hay que irse muy lejos para entender una situación semejante: la actualidad.

Puede que éste no fuera siempre el motivo principal. Antiguamente, las historias sobre grandes hazañas y peligrosas aventuras resultaban seductoras y prometedoras de un gran respeto, prestigio y fama histórica. De hecho, muchos nombres han llegado a convertirse en leyenda: Barbanegra, Jack Rackham, Francis Drake, Henry Morgan, e incluso dos mujeres; Anne Bonny y Mary Read.

rackham-bonny-4

Jack Rackham y Anne Bonny en la serie Black Sails.

Por otro lado también estaba la figura del corsario, que era obsequiado con la patente de corso. Dicho de una manera moderna: un pirata funcionario con permiso del gobierno para trolear a los barcos enemigos. El cambio de bando de un lado al otro de la legalidad era bastante habitual por lo que la diferenciación, en la práctica no quedaba nada clara.

Pero bien… Hablemos de las sociedades piratas. Como ya hemos dichos, muchos de ellos eran experimentados marineros que simplemente buscaban otro estilo de vida. Una vida sin prejuicios donde cualquiera podía tener una segunda oportunidad: esclavos negros, fugitivos o simples espíritus aventureros.

Algunos llegaron a fundar importantes ciudades con una agricultura y un comercio propio, que aunque no tenían un gobierno formal, sí se regían por una especie de código o ley verbal que todo hermano respetaba. Es lo que se conoce como una Hermandad.

Dos Hermandades fueron prósperas y conocidas. La Cofradía de los Hermanos de la Costa en Tortuga, un pequeño islote de la actual Haití, y la República de los Corsarios en Nassau, Nueva Providencia (Islas Bahamas), que curiosamente ahora es un destino turístico lleno de resorts.

carta-nautica-caribe

Carta náutica del Mar Caribe, el centro neurálgico de la piratería • autor: Shawnbrown.

Subsistían básicamente de los botines que robaban, con los que comerciaban y traficaban con el resto de puertos o naciones, incluso con los mismos reinos europeos de manera clandestina. Eran muy organizados; se encargaban de decidir los botines que robaban y los que no con base en la probabilidad de éxito o de fracaso, y muchas veces pactaban previamente el precio con el comprador. Muy pocas veces los enterraban y escondían; no interesaba, y si lo hacían era temporalmente, para volver más adelante a por ellos cuando fuera más seguro transportarlos.

No eran tan gallardos como se los pinta… eran más bien oportunistas y buenos estrategas. No usaban grandes barcos. Preferían las naves ligeras y rápidas, para atacar de manera sorpresiva. Sus objetivos solían ser pequeños buques mercantes indefensos, que muchas veces no oponían resistencia. Se servían de la fama que les precedía y la bandera negra era un recurso a su favor, que usaban para atemorizar y rendir a las tripulaciones sin necesidad de desenvainar la espada. Los cañones se usaban lo imprescindible, muchas veces con el fin de destrozar el velamen y dejar el barco a la deriva, evitando destrozarlo lo menos posible: el barco también era un valioso botín.

Las tripulaciones elegían democráticamente a su capitán, y en caso de no cumplir con las expectativas, se volvía a convocar elecciones para decidir otro nuevo. Los botines se repartían de manera equitativa entre los tripulantes y el reparto, otra vez más, era fijado previamente. Los marineros mutilados durante el fragor de la batalla eran compensados económicamente por su servicio.

Así pues, ésta era la vida de los piratas. Sociedades muy organizadas donde no existían prejuicios de condición racial, religiosa o moral, que se regían por un gobierno informal y que lograron sobrevivir y prosperar bajo un modo de vida alternativo e independiente.

¡Espero que os haya gustado, grumetes!

Por cierto, las fotografías han sido extraídas de la serie Black Sails, que consta de 4 temporadas donde se narra la historia del Capitán Flint y John Silver veinte años antes de la novela La Isla del Tesoro cuando consiguen su preciado botín, mezclada con la historia de piratas reales del pasado como Jack Rackham o Charles Vane.

Guardar

No seas un JPG

-Wow, una 5D Mark II. Qué pedazo cámara tienes… una full frame. ¿Disparas en manual?
-No, yo siempre en automático.
-¿Entonces con qué programa editas los raw luego?
-Que va, yo disparo siempre en JPG.

Y esta perlita nos soltó el prenda con 3000€ de equipo fotográfico bajo el brazo. Por supuesto se ganó el apodo de “el JPG” y el uso de chascarrillos ocurrentes que aún usamos entre amigos en clave de humor.

Con la llegada de la era digital y los smartphones todo el mundo es fotógrafo y quien más, quien menos saca fotos resultonas pero ¿dónde quedó la lógica?

Ya tengas el bicho de la fotografía y quieras llegar lejos, o simplemente quieres tener fotos de recuerdo de gran calidad pero ningún interés en pasarte horas editando delante de un monitor, me parece genial. Cada uno tiene sus prioridades pero compra una cámara de acuerdo al uso que le vayas a dar. Que la vida está muy cara, tete…

Puede ser que por cosas de la vida te sobre el dinero y puedas comprarte siempre lo mejor. Si es así, genial, pero sigo creyendo que no hay necesidad de derrochar si no lo vas a aprovechar. Liberémonos un poco de tanto afán por coleccionar bienes y más bienes materiales que luego dejamos sin usar.

Si realmente te gusta la fotografía, por favor… no seas un JPG. Aprende a controlar tu cámara y sal del modo automático, tengas el equipo que tengas. La cámara no hace al fotógrafo. Aprende. Aprende a hacer aquello que más te gusta. Aprende y aprende. Y disfruta del proceso de aprender.

¡Ciao! Me voy a jotapejear un rato en mi coche nuevo… de marcha automática.

JPG

El coche de “el JPG”.

Guardar

Guardar

Guardar

Sociedad de Mentes Quebradas (S.D.M.Q.)

Y con este estrambótico nombre se hace llamar un grupo de rock vallecano, vecinos míos.

Su principal influencia es la banda de nu-metal System of a Down y aunque tienen algunos temas propios y de corte muy original, se dedican a tocar bolos de versiones de tanto en cuanto, ya que para ellos se trata más de una distracción, por lo que tampoco disponen de una red social para incluir la referencia. El cantante es todo un showman.

El concierto fue en la mítica sala Hebe de Vallecas que me encanta porque siempre que voy me lo paso en grande. Ya se sabe… el barrio que tira mucho! Aquí os dejo unas fotos de muestra con una atmosférica luz ambiente.

Hickory Wind “Gram Parsons Tribute Band”

Con este título tan largo se hacen llamar este grupo de talentosos músicos madrileños que como indica el título, rinden tributo al Gram Parsons.

Rock de la vieja escuela, country o folk son los géneros en los que se suele clasificar su música. Si te gustan los conciertos y la buena música, sigue el Facebook de estos músicos para no perderte su siguiente actuación. De los pocos que podrás ver tocar un steel guitar.
El nombre de la sala: Hook Madrid, Av. Concha Espina 55.

*Aprovecho el espacio para promocionar el estudio de Pablo Espiga, para todos aquellos músicos incipientes interesados en grabar una maqueta: Estudio Fonógrafo.

Hickory Wind son:
• Guille De La Fuente – guitarrista y vocalista.
• Javier Cobreros – bajista y coros.
• Pablo Espiga – guitarrista y tecladista.
• Álvaro Pérez – baterísta y coros.
• Juan Carlos Ramos – steel guitar y coros.

¡¡¡Viva el Rock!!!